Cómo elegir un amplificador de audio

En una era de auriculares y móviles, pocas almas además de los aficionados al audio saben o les importan mucho los amplificadores de audio para el hogar.

Pero una vez te quitas el sonido de tus oídos y lo pones en tu habitación, los amplificadores son el músculo necesario detrás de la música.

Con los requisitos siempre cambiantes en el mercado del audio, se han producido muchos avances en las topologías de amplificadores de sonido.

Conocer los tipos de amplificadores de audio disponibles y sus características es esencial para seleccionar el mejor amplificador de audio para tu equipo.

Que es un amplificador de potencia de audio.

La función de un amplificador de audio la podemos dividir en dos etapas. Preamplificación y etapa de potencia.

Preamplificador de sonido.

El preamplificador de sonido es el encargado de transformar la baja señal de tensión de las fuentes de sonido (reproductor de vinilo, CD, sintonizador, reproductor de MP3, etc.) en la suficiente para excitar la entrada de la etapa de potencia.

Su otra función es la de seleccionar la fuente de entrada y controlar su nivel de volumen y ecualización.

Etapa de potencia.

La etapa de potencia se encarga de aumentar la mínima señal que envia el preamplificador a una potencia suficiente para alimentar a los altavoces.

Este dispositivo debe amplificar el sonido sin distorsionarlo, para una representación fiel y cualitativa.

Amplificador de sonido integrado o previo más etapa de potencia.

Existen diferentes tipos de amplificadores para tu sistema Hi-Fi. Cada uno tiene un propósito específico y tiene funciones separadas. La elección del amplificador se basa en su uso y la cantidad y el tipo de dispositivos que deseas conectar.

preamplificador y etapa de potencia separadosEl amplificador de sonido integrado es la opción más simple, combina el amplificador y preamplificador en un solo componente. Es compacto, ergonómico, eficiente y ofrece una buena calidad de sonido.

Los amplificadores en dos componentes, por otro lado, implican la división de la preamplificación (selección de entrada y control de volumen, fundamentalmente) de la amplificación de potencia.

La idea es mantener el circuito sensible del preamplificador (y las delicadas señales de audio que fluyen a través de él) lejos de la sección del amplificador de potencia de alta corriente eléctricamente ruidosa.

Tener secciones de fuente de alimentación separadas también ayuda a mejorar el sonido. De esta forma, duplicas el conteo de tus componentes, pero, siempre y cuando tus amplificadores previo y de potencia funcionen juntos con simpatía, deberías disfrutar de un mejor rendimiento.

Tipos de amplificadores de audio según su clase: A, AB y D.

Sin entrar en demasiados detalles, una clase de amplificador es una abreviatura descriptiva de cómo transforma el amplificador la señal de entrada en la señal de salida.

Es el modo en que funciona el amplificador para transformar una señal de entrada débil en una señal suficiente para mover los altavoces.

Las clases más comunes son: Clase A, Clase AB y Clase D aunque también podríamos encontrar la B, la G y la H.

Amplificadores de clase A.

Este tipo de amplificador funciona prácticamente a máxima potencia todo el tiempo con lo que resultan los menos eficientes.

Son conocidos como amplificadores «lineales», ya que toman la tensión de entrada y hacen funcionar los transistores todo el tiempo a lo largo de toda la forma de onda de la señal.

Los amplificadores de clase A son elogiados por su alta calidad de sonido y menospreciados por su ineficiencia. También necesita mucha ventilación en todos los lados para no sobrecalentarse lo que hace elevar su coste.

Amplificadores de clase AB.

El amplificador clase AB es la combinación de las dos clases A Y B y realmente ofrece lo mejor de ambos mundos.

A modo de nota diremos que el amplificador de clase B difiere de un amplificador de Clase A en que cada mitad de la forma de onda (positiva y negativa) es manejada por diferentes circuitos.

Esto significa que los transistores se encienden y apagan dependiendo de qué parte de la señal están recibiendo con lo que ganan en eficiencia.

Sin embargo, la calidad del sonido queda afectada ya que toda la forma de onda no se reproduce por completo al mismo tiempo. Dado que la señal se divide en una forma de onda positiva y negativa, existe potencial de distorsión a medida que la señal llega al punto en el que se cruza.

La clase AB mantiene casi la totalidad de calidad de sonido de un amplificador de Clase A, pero busca la eficiencia de un amplificador de Clase B.

Los amplificadores de clase AB eliminan los problemas no lineales de los amplificadores de clase B y elevan la eficiencia a niveles de clase B o más (normalmente alrededor del 50%).

Si buscas la mejor relación entre prestaciones y precio este es el mejor tipo.

Amplificadores de clase D.

En primer lugar: los amplificadores de clase D no son (necesariamente) amplificadores digitales. Se les conoce comúnmente como tales, por lo que es bueno eliminar esa terminología para evitar confusiones.

El principal atractivo de los amplificadores de Clase D es la eficiencia. Otro nombre para un amplificador de clase D es un amplificador de «conmutación» debido a cómo cambian rápidamente los dispositivos de salida al menos dos veces por ciclo (forma de onda).

Ya que estamos hablando de frecuencias de audio (hasta 20 kHz) eso puede significar que pueden activar y desactivar una señal de entrada convertida millones de veces por segundo. Debido a la forma en que están diseñados, los amplificadores de Clase D generalmente están en el rango de 80% o más de eficiencia.

Lo que es difícil con un clase D es lidiar con cosas como la distorsión y mantener la calidad del sonido.

Debido a la forma en que funciona un amplificador de Clase D, la etapa de salida es directamente proporcional (por lo general por un factor de diez o más) a estos pulsos instantáneos de la señal de entrada, pero los pulsos de salida incluyen distorsiones armónicas que deben filtrarse.

La señal resultante es una versión amplificada de la entrada. Los amplificadores de clase D son por lo tanto más populares cuando las frecuencias amplificadas caen muy por debajo de la frecuencia de conmutación.

Es por eso que la Clase D es la elección principal para amplificadores de subwoofer. Aún así, mejores filtros y mejores métodos están logrando que la Clase D logre una mayor calidad y, en consecuencia, se están haciendo cada vez más populares en los sistemas de escritorio e incluso en algunos receptores y amplificadores de cine en casa.

Los amplificadores de clase D pueden ser analógicos o digitales, pero el resultado siempre es analógico.

Amplificadores de válvulas o de transistores.

amplificador de sonido a valvulas

Las últimas características a tener en cuenta en este artículo para comprar un amplificador de sonido son válvulas o transistores y lo haremos de forma breve.

Los primeros amplificadores eran de válvulas, el primer elemento electrónico (históricamente) para amplificar una señal eléctrica.

Un día apareció el transistor, más pequeño, menos codicioso en electricidad, más confiable, con una amplificación lineal, y, finalmente, a un precio más bajo. Sin embargo, su linealidad da un sonido más frío y menos melodioso.
Los amplificadores de válvulas tienen una mejor impedancia y almacenan mejor energía: se saturan suavemente y pueden soportar picos de intensidad más fácilmente (mejor dinámica de impulso).

Estas propiedades significan que para un sonido equivalente, un amplificador de transistor «clásico» tendrá que ser aproximadamente el doble de potente que su equivalente en válvulas.
Las tres principales desventajas de las válvulas son su fragilidad (golpes), su desgaste y su mayor coste.

Para no extendernos más te remito a este artículo donde te explico lo que necesitas saber sobre la potencia de los amplificadores.